Existe una gran variedad de tipos de inversión, lo que muchos no saben es en que invertir y con cuánto deberían empezar. Hay varias opciones como emprender una idea de negocios, entrar a proyectos de inversión, franquicias, bienes raíces, armar una startup, invertir en la bolsa de valores, etc.  Si eres nuevo en el mundo de inversiones, éste artículo te ayudará mucho a elegir el tipo de inversión para ti según el capital que tengas y tu personalidad.

Cabe mencionar que en éste artículo no mencionaré tipos de inversión en donde confías a otras personas o instituciones que inviertan por ti, tipo fondos mutuos, AFP’s o fondos de inversión. Esto se debe a que mi idea es que aprendas a invertir dinero por ti mismo y así saques un mejor retorno de inversión a tu capital. Otra cosa importante es que, si tienes deudas pendientes, no debes empezar a invertir aún, en tal caso, tu única preocupación debe ser salir de la deuda y luego empezar a ver posibilidades de inversión.

Estaré dividiendo los tipos de inversión en 7 categorías básicas, en las cuales explicaré el significado de cada una, mi experiencia en algunas, pros y contras, y a la vez, los pondré en orden según el presupuesto necesario que recomendaría, de menor a mayor capital. Espero que el contenido que encuentres en éste artículo te ayude a escoger cual sería el mejor camino para ti, según tu experiencia, personalidad y presupuesto.

Inversión en tí mismo

Esta es la inversión más fácil de hacer, la que menos capital requiere, y a la vez, una de las más divertidas. Cuando pienso en esta categoría me gusta pensar en Keanu Reeves y su personaje “Neo” en la película “The Matrix”, en la escena en donde insertan un cable en su cabeza y empiezan a descargar diferentes programas en su mente como si fuese un disco duro, para que así aprenda rápido a sobrevivir en el nuevo mundo del Matrix.  En cuestión de minutos, Neo ya sabe cosas que generalmente demoraría años o vidas en aprender, y termina la escena diciendo “I know Kung Fu”. Esta inversión es muy parecida a esta escena, pero en vida real. De repente no aprenderás tan rápido como Neo, pero el resultado es el mismo. Esta es la opción donde inviertes en tu mente, ¡El activo más poderoso del ser humano!

El primer paso es decidir en cual tipo de inversión deseas enfocarte. Como ayuda, puedes elegir cualquiera de las opciones que presento más adelante en éste artículo. Una vez elegido, invierte en aprender más sobre el tema. La tecnología actual hace de este proceso el más sencillo posible. Puedes empezar comprando 2 o 3 libros “best sellers” sobre ese tema en particular, esta inversión debería costar en promedio unos USD$50 aproximadamente, puedes encontrarlos en portales como Mercado Libre y Amazon.  Luego, sigue a todos tus expertos favoritos en el tipo de inversión elegido en todas las redes sociales, suscripciones en páginas web y podcasts posibles (Instagram, Twitter, Youtube, Facebook, Linkedin, mailing, Spotify, iTunes, etc), esto es completamente gratis. Por último, busca un curso sobre el tema de USD$50, puede ser un curso donde atiendes físicamente o si gustas puedes llevar el curso online, hay varias opciones de portales como Udemy, Crehana, o en las páginas de las mismas universidades que más te gustan.

Estamos en la mejor época de la humanidad en cuanto al aprendizaje, tenemos toda la información gratis o a un precio muy accesible gracias a internet. Invierte en aprender el tema que más te gusta, diviértete haciéndolo y luego estarás listo para pasar a invertir dinero en la opción que elegiste. Importante mencionar que la inversión en ti mismo y tus conocimientos nunca para, aún los inversionistas más exitosos siguen invirtiendo en aprender nuevas cosas todos los días.

Capital mínimo: USD$100

Pros: Baja inversión, alta rentabilidad, gran variedad de temas a elegir.

Contras: Inexistente

Network Marketing

Es muy probable que alguna vez te ha llamado un amigo o familiar con las siguientes palabras: “Tengo una idea de negocio alucinante que contarte, juntémonos por un café en la semana y te cuento todo, ah, pero tiene que ser en persona, no te puedo adelantar nada por teléfono, pues no es la manera de hablar de negocios”. Si has escuchado estas palabras y fuiste a esa reunión, lo más probable es que te hayan invitado para que te unas a una red de mercadeo.

Lamentablemente, es una profesión que se ha ganado mucha mala fama, a veces por lo insistentes que pueden ser, por lo parecido a un culto religioso de sus reuniones grupales o por noticias de estafas piramidales que vemos. Si bien algunas de estas cosas pueden ser ciertas en unas empresas, no es justo clasificar a toda la industria en base a las malas prácticas de solo algunos. La realidad es que, si tienes poco presupuesto y algo de tiempo extra, una buena empresa de red de mercadeo puede ser una muy buena manera de empezar a invertir y ganar a lo grande.

El Network Marketing, también llamado redes de mercadeo, es una forma de distribuir productos de una manera más directa desde el fabricante al consumidor final. Las empresas en vez de pasar por muchos intermediarios e invertir mucho dinero en marketing tradicional, prefieren pasar únicamente por una red de distribuidores independientes y pagarles a ellos. Al entrar a una empresa de este tipo, te conviertes en distribuidor independiente y puedes empezar a promover estos productos a cambio de una comisión al venderlos, y a la vez, comisionar por las ventas de la red de distribuidores que tú vas formando en el camino. Mi recomendación es que encuentres una empresa con un buen producto, reputación, plan de pago, sistema de duplicación para sus distribuidores y buenos líderes que te enseñen como hacerlo. Aquí puedes ver el Ranking de las mejores empresas de multinivel del mundo.

Personalmente, fue una de mis primeras experiencias como inversionista. Recién había salido de la universidad, invertí $800 dólares para unirme a la empresa y salí con más de $3000 dólares en ganancia en un año. Eso es 4 veces la inversión inicial aproximadamente, pero lo más valioso no fue eso, fue el aprendizaje que obtuve en el camino. Aprendí de grandes personas como vender, presentar, liderar, manejar mejor mis finanzas y a auto-educarme. Agradezco mucho a esta industria y la recomiendo para alguien con bajo presupuesto y ganas de aprender a manejarse sólo sin arriesgar mucho. Pueden ver mi experiencia en esta industria aqui: La cruda realidad del Network Marketing.

Capital mínimo: $100 – $1000

Pros: Inversión baja, costo mensual bajo, buena escuela de ventas y liderazgo, trabajo en equipo, resultados inmediatos al vender tu primer set de productos.

Contras:  Llamadas incómodas (para algunos) a tu red de contactos, fanatismo de la industria, casos de sobreventa de producto, posibilidad de estafa en caso no investigar bien la empresa.

Brindar préstamos

Si tienes algo de dinero ahorrado, ya de por si estas un paso por delante (financieramente hablando) de la gran mayoría de la población. A través de un préstamo personal, puedes ayudar a aquellas personas que están endeudadas con bancos y pagando intereses increíblemente altos o personas que necesitan capital para empezar un emprendimiento. La idea es que lo hagas únicamente con personas o empresas con las cuales confías mucho, que muestran un ingreso fijo mensual constante y en lo posible que tengan algún activo como una propiedad o un auto el cual equivalga o supere el préstamo total que le darías.

Esto es bien fácil de hacer, sobre todo en el caso de pagar una deuda ajena. Lo primero que debes hacer es juntarte con la persona en deuda, fíjate en el monto total de la deuda y cuanto es el interés que le está cobrando el banco, ofrécele pagarle esa deuda completa y cobrarle una tasa menor que el banco en un tiempo determinado. Tu como prestamista pones las condiciones, puedes pedir un pago diario, semanal, mensual o anual, el que se te haga más cómodo. Para hacerlo más profesional, recomiendo una firma de contrato validado por un notario. Esto es un sistema en donde todos salen ganando, por un lado, el endeudado evita ese pago largo de intereses que se acumula cada vez más con el banco y termina pagando menos, por otro lado, el prestamista sale ganando un interés por un monto de dinero que le sobraba. Además, ayudas a la otra persona con su primer paso para empezar a invertir, que es salir de deuda. Una buena plataforma para poder encontrar personas buscando préstamos es Afluenta.

Vale decir que este tipo de inversión es sumamente arriesgada, pues si una persona esta endeudada, quiere decir que tienen muy malos hábitos de gasto que no son fáciles de cambiar. Por otro lado, si lo haces con alguien de mucha confianza, en caso que el endeudado no pague a tiempo puede ser motivo para terminar una buena relación de amistad o familiar, lo cual en mi opinión, puede ser mucho peor que perder cualquier monto de dinero.

Capital mínimo: USD$500

Pros: Proceso sencillo, prospectos fácil de encontrar.

Contras: Altamente riesgoso.

Negocio propio 

Esta es la opción para todos los emprendedores de corazón, aquellos que tienen una idea de negocio increíble y se mueren por sacarla al mercado, aquellos que tiemblan de sólo la idea de tener que trabajar para otra persona o institución que no sea la suya, los “disruptors”, los negociadores, los visionarios. Esta es la opción de inversión que está más de moda hoy en día, sobre todo con nuevas generaciones que tienen como ejemplos fundadores de empresas de tecnología valorizadas en billones como Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Elon Musk, entre otros.

Lo que muchos no saben hasta que lo prueban es de que esta es una de las opciones más riesgosas y difíciles que hay. Si no sabes en que te estas metiendo, puede resultar siendo una experiencia en donde puedes perder mucho dinero, tiempo, esfuerzo y hasta confianza en ti mismo. Por eso hay que saber escoger bien que negocio vas a realizar, para ayudarte con eso, recomiendo que cumpla cuatro requisitos: El primero es que sea una actividad que harías porque te encanta o te divierte mucho. El segundo, que sea una actividad que aun así no te pagara, igual lo harías feliz. El tercero, que sea una actividad por el cual sientes que realmente te puede llevar a causar un impacto positivo en el mundo ayudando a otros. El cuarto, pero no obligatorio, es que seas bueno haciéndolo, puede ser algo por lo cual ya de por sí tus amigos te busquen como referencia cuando tengan una consulta o necesiten ayuda sobre ese tema en particular. Este último no lo considero obligatorio ya que todo se puede aprender en esta vida, si no eres bueno haciendo ésta actividad ahora, puedes desarrollar esa habilidad con el tiempo con educación, práctica y constancia. Emprender es un camino duro y definitivamente no es para todos, debes tener la constancia, valentía y personalidad para aguantar todos los baches en el camino.

Sin embargo, así como es la más arriesgada, invertir en un negocio propio es una de las más gratificantes si lo haces bien. Puedes convertirte en una leyenda que cambio toda una industria tipo John Rockefeller o Henry Ford, un visionario que mejoro a la humanidad, un gran ejemplo a seguir para muchos. Muy aparte de la gratificación personal que puedas recibir, hablando netamente de dinero, es de lejos el la inversión que mejor retorno puede tener. Yo siempre he pensado que si haces lo que te gusta y cumples los 4 requisitos antes mencionados, el dinero al final cae por su propio peso. Si ves a los emprendedores más adinerados al día de hoy, estoy casi seguro que todos tienen algo muy en común: no lo hacen por dinero. Lo hacen por el proceso de emprender en sí, disfrutar el camino es lo que los hace exitosos.

Personalmente, he sido parte dueño de un emprendimiento y ocupe el puesto de gerente general, fue una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. Tener que ver toda la operación de un negocio sin saber si los ingresos cubrirán los gastos a fin de mes, con bajo salario, bajo presupuesto, motivar a tu equipo y a la vez buscar levantar una ronda de inversión para escalarlo, es una cosa de locos. Tienes que realmente estar enamorado de tu negocio para aguantar todos esos baches. Pero, a la vez me encantó, ya que aprendí mucho de mí mismo, superé muchos miedos y lo mejor es que ya sé cómo hacerlo mejor en una próxima ocasión. Pueden ver mi experiencia en este emprendimiento aquí: ¿Por qué cerramos nuestra startup RoomVa?

Capital mínimo: USD$1000

Pros: Haces lo que más te gusta, posibilidad de impactar en personas, dejas tu huella en el mundo, rentabilidad exponencial.

Contras: Altamente riesgoso, posibilidad de perder el 100% de tu dinero y tiempo, es el que más esfuerzo requiere de tu parte.

Bolsa de Valores

Invertir en la bolsa de valores, a diferencia de la opción de un emprendimiento propio, es una en donde en vez de tú crear un negocio, inviertes en otros que ya tienen sus negocios corriendo. No todos nacen con ese chip emprendedor o ganas de crear una empresa, y eso no tiene nada de malo. Puede que seas un perfil más analista y te gustaría invertir en emprendedores genios con increíbles ideas de negocio y un equipo de profesionales élite que lo rodean, y dejar que ellos lo hagan. La verdad es que es si no tienes ese chip emprendedor, es muy probable que lo hagan mucho mejor que tu igual, entonces, ¿porque no invertir en los que consideras los mejores?

La tercera persona más rica del mundo actualmente, Warren Buffet, logró llegar serlo invirtiendo en acciones en la bolsa de valores, eligiendo muy buenas empresas. Dentro de la bolsa de valores hay muchas formas de inversión también, como la compra y venta de acciones, dividendos, índices, bonos, entre otros. A la vez, hay muchos rubros, puedes invertir en una empresa de autos, bienes raíces, turismo, medicina, tecnología y muchos más. Puedes enfocarte en los rubros que más te gusten y más fáciles de entender para ti. En otras palabras, tienes muchos tipos de inversión dentro de esta categoría que también se pueden acomodar a tu nivel de riesgo, presupuesto y personalidad.

La más común es la compra y venta de acciones. Comprar una acción es básicamente comprar una parte de una empresa, esto te convierte en parte dueño y éstas acciones son las que las respaldan. Al comprarlas, las consigues a un precio en particular, éste precio es volátil y cambia todos los días. Si a la empresa le va bien, el valor de la empresa crece y por ende el precio de la acción también. Una vez que el valor de la acción crezca, puedes venderlo a este nuevo precio mayor, y así obtienes una ganancia neta en la venta. Pero también puede pasar todo lo contrario, en donde si a la empresa le va mal, el valor de la acción baja, y si decides venderlas a ese precio más bajo, obtienes una pérdida de dinero. Siempre habrá un riesgo, pero tu trabajo detrás de invertir en acciones es estudiar la empresa a invertir y su rubro para minimizar ese riesgo. Si inviertes en acciones sin esta investigación, es una apuesta, y si lo haces con investigación previa, es una buena inversión y las probabilidades de que tengas buenos resultados a largo plazo son altas.

En cuanto al el monto mínimo que recomiendo es de USD$3500 dólares. Esto se debe a las comisiones de compra y venta. Para invertir en bolsa en Perú, debes hacerlo a través de una SAB (Sociedad Agente de bolsa).  Las comisiones mínimas de estas SAB se manejan en promedio en 1% del monto que inviertas o un mínimo de USD$35 dólares. Entonces, si entras con $3500 dólares, aseguras que la comisión no te quite gran parte de tu inversión y se mantenga en ese 1%. Por ejemplo, si decides invertir $100 dólares, $35 de eso sería el 35% de tu inversión, lo cual quiere decir que, si tu inversión crece en 35% recién recuperaste la inversión, y para obtener ganancias tiene que ir por encima de ese porcentaje. Esto sería ya empezar la inversión con una pérdida grande, si es así, realmente no creo que valga la pena y es mejor elegir otra opción de inversión. Pueden ver más aquí: 10 razones para invertir en la bolsa de valores.

Capital mínimo: USD$3500

Pros: Alto margen de ganancia, variedad de rubros o empresas para elegir, posibilidad de entrar y salir cuando quieras de la inversión, requiere menos esfuerzo de uno, bajo riesgo (improbable que pierdas toda tu inversión).

Contras: Dependes mucho de terceros (empresas, política, mercado), altamente volátil.

Bienes Raíces

Bienes raíces es una de las opciones más seguras de todas, a la vez, es una de las más antiguas y la que mayor cantidad de millonarios ha creado en el mundo. Dentro de bienes raíces, también hay una gran variedad de opciones, puedes comprar una propiedad para luego venderla a un precio mayor, puedes participar en remates judiciales, puedes comprar aires y construir cuartos, puedes alquilar departamentos y re-alquilarlos por noche en plataformas como Airbnb o Booking.com, puedes comprar casas antiguas para reconstruir y revender a un precio mayor, y muchas opciones más.

Lo que más me gusta de ésta opción es que la historia nos enseña que en la gran mayoría de casos las propiedades se van a valorizar en el tiempo, es decir, casi siempre van a valer en el futuro más de lo que valen hoy, a diferencia del dinero.  Por eso tener tu dinero invertido en una propiedad siempre será una buena opción. El único tema con bienes raíces es que a veces puede ser un proceso tedioso y largo, sobre todo si no te preparas bien antes de hacer la inversión. Recomiendo que se haga un buen análisis de la propiedad y el vecindario, consultar con gente que ya haya hecho una inversión de este tipo antes, un abogado que te apoye con el tema legal, un contador que te ayude con el pago de impuestos y por último contratar a un buen corredor que te ayude con la compra o venta (en caso no lo decides hacer tu mismo).

En cuanto a la inversión mínima, recomiendo $25,000 dólares por lo menos, ya que creo que es lo mínimo que podrías aportar en casi todos los casos de bienes raíces. Por dar un ejemplo, un departamento o casa en Lima, bien difícil que te cueste menos de $100,000 dólares, para lo cual recomendaría un mínimo de 25% de inicial para que las cuotas mensuales con el préstamo bancario no te afecten mucho. Por otro lado, si compras algo más económico como terrenos o una propiedad en remate, lo más recomendable es pagarlo en un solo pago y no al crédito para no tener un costo fijo mensual, y será bien difícil que encuentres propiedades decentes a menos de ese precio.

Personalmente, bienes raíces fue una de las inversiones que menos retorno obtuve en porcentaje, pero me ayudo a llegar a un monto ahorrado considerable. Compré mi primer departamento en etapa de construcción, al recibirlo lo alquilé por casi 5 años, luego lo vendí. Sumando todos los gastos aparte de la cuota inicial, como cuotas mensuales con el banco, mantenimientos, arbitrios, impuestos, comisión de corredor, entre otros que requiere una propiedad, obtuve una ganancia de 5.35% anual aproximadamente sobre toda la inversión. Puede que en porcentaje no se vea tan atractivo, pero al venderlo, ya contaba con un gran capital para re-invertir. Si te cuesta mucho ahorrar, puedes ver a tu primera propiedad como una ayuda a disciplinarte a hacerlo, ya que al final cada cuota pagada por tu departamento, quitando los intereses, es como un ahorro, y al final vez ese dinero de vuelta al venderlo. Esto fue mi caso en particular, recomendaría que lo hagan pero mejor, pues es posible sacar márgenes de retorno mucho mayores con otros tipos de inversión de bienes raíces. Pueden ver mas sobre este caso en: Mi primer departamento en Lima como inversión inmobiliaria.

Capital mínimo: USD$25,000

Pros: Opción muy segura, alta probabilidad de ganar, apalancamiento con bancos.

Contras: Opción lenta, alta inversión, proceso tedioso si no cuentas con la preparación correcta, no puedes retirarte cuando quieras.

Depósitos a plazo fijo

Ésta es una de las más comunes hoy en día y favoritas de muchos, esto se debe a que es una opción 100% segura básicamente. Un depósito a plazo fijo es un deposito a una institución financiera, en donde les dejas tu dinero por un tiempo determinado (generalmente entre 1 o 2 años), y luego te lo devuelven más un interés de ganancia. Este interés puede estar en un rango entre 2% y 7.5% de tasa efectiva anual aproximadamente. Un buen portal que recomiendo para ver opciones de depósitos a plazo fijo es Comparabien.com.

La razón por la cual creo que debes tener un monto alto para empezar es porque el retorno es tan bajo, que menos de ese monto no vale mucho la pena, creo que hay muchas opciones más que te podrían ayudar a crecer tu dinero más rápido. Este tipo lo recomendaría si ya llegaste a un monto fuerte y ya no quieres arriesgarte en opciones más volátiles.

Sin embargo, si eres un tipo de persona que no le gusta mucho el riesgo o que no quiere hacer mucho trabajo extra como investigar antes de invertir dinero, de lejos ésta es tu mejor opción y puedes empezar desde ya, teniendo el monto que tengas.

Capital mínimo: USD$100,000

Pros: 100% segura, no exige esfuerzo alguno de tu parte.

Contras: Retorno bajo, no puedes retirar el dinero cuando desees.

Espero que estas formas de invertir te ayuden a poder tomar una mejor decisión sobre cuál te convendría más según tu nivel de riesgo, capital y forma de ser. Recomendaría no depender 100% de una sola y siempre pensar en el largo plazo, pues pensando en corto plazo (menos de 1 año) puede convertir el proceso en algo ansioso y decepcionante.

Ahora que ya sabes que puedes empezar a invertir desde 100 dólares, ¡Sólo queda elegir en cual te vas a enfocar y empezar desde ya!

Leave a Reply