«Maldita pobreza», una frase cada vez más común en nuestra sociedad. Lo escucho conversando con amigos en reuniones, por WhatsApp, y hasta Facebook e Instagram, expresado en memes de miles de personas, en forma de broma para no sentirse mal, pero igual dejando el mensaje muy claro: estoy misio. Lo que me preocupa es que no veo a nadie tomando acción para cambiar esta realidad, quedándose muchos en su zona de confort, en estado de pobreza, dejando pasar los años volviéndose cada vez más pobres, cuando debería ser todo lo contrario.

Con pobreza no me refiero únicamente al estado económico, sino también al estado mental de ser pobre, que generalmente van de la mano. Es algo que, a mi opinión, se debe cortar de raíz, ya que es contagioso, como un virus. La misma sociedad pobre te quiere mantener igual que ellos. Con frases como «no seas tacaño», «para eso trabajas», y una de las más ridículas: «que pasa si muero mañana y no he vivido nada», te engañan a vivir una realidad que no es la tuya, gastando igual o más de lo que ganas.

Y con la sociedad no me refiero solo a amigos, familiares también, sobre todo en Latinoamérica. Aquellos que pudieron salir adelante y del cual el resto de su familia se vuelve dependiente, haciéndolo sentir culpable si no paga la enfermedad de la abuela, si no le deposita al hermano que esta sin trabajo, o no paga el colegio o universidad del ahijado por que sus padres no pueden. ¡Hasta he visto padres exigiendo una mensualidad a sus hijos una vez que se independizan! En fin, he visto un poco de todo, y en este artículo he decidido atacar este tema directo a la vena. Acá explico, con 8 simples pasos a seguir, como salir de la pobreza, tanto del estado mental como económico.

1) Cambia de mentalidad

Esta es la más importante de todas, salir de la pobreza mental. Acá se trata más que todo de tomar responsabilidad por tus actos. Debes tener claro que estas donde estas por que quieres, no porque te tocó. No importa si tuviste la peor infancia, si naciste de una familia pobre, si tu gobierno te obligó a migrar y empezar de 0, si tuviste hijos demasiado temprano, si no tienes un brazo, no importa, no hay excusa.  El gobierno no te debe nada, la sociedad no te debe nada, y a la mayoría de personas le llega altamente tus problemas. Lo sé, es un poco frío, pero cierto, una vez que aceptes esto, créeme que todo se te va a hacer mucho más fácil.

Debes dejar de quejarte y empieza a ocupar tu mente con pensamientos que te hagan salir de esa situación, no que te mantengan ahí con el resto. ¿Qué importa si el gobierno y los congresistas nos roban? ¿Qué importa si cada vez contratan a gente más joven? ¿En verdad te afecta si tu compañero de colegio le este yendo mejor que a ti? Nada de estas cosas son nuevas y no va a cambiar en absolutamente nada tu situación de pobreza si pones tu energía preciada y pensamientos ahí. Una vez que dejas la envidia, la crítica y las quejas, y te empiezas a enfocar en cosas más positivas, te vuelves una persona mucho más atractiva para el dinero.

También debes dejas de esperar el momento correcto para tomar acción, ya que nunca va a llegar, olvídalo. Posponer las cosas, esperar que lo haga otro primero, o querer que todos aprueben lo que vas a hacer antes que lo hagas, es lo peor que puedes hacer, y te mantendrá paralizado. Ponte una meta clara de salir de la pobreza, toma acción y no mires hacia atrás. Recuerda que no hay nada mejor para empezar algo que el presente, todo se puede aprender en el camino con la práctica y no debes temer al fracaso, o peor aún, temer el que dirán los demás. Muchos ya lograron salir de la pobreza ¿Por qué no también podrías hacerlo tú?

2) Ten clara tu situación actual

Para ponerlo simple, es saber donde estás parado. Solo debes saber sumar y restar. La idea es calcular cuales son tus ingresos y gastos, nada más. Si usas tu tarjeta de débito o crédito para todo, esto va a ser muy fácil de calcular imprimiendo tu estado de cuenta del banco, si usas efectivo, empieza a anotar todos los gastos que haces en un mes y tenlos bien identificados.

Lo que debes asegurar es que tus ingresos sean mayores que tus gastos, si estas en estado de pobreza, seguro están a la par o tienes gastos mayores que tus ingresos. Lo que tienes que ver acá es que tanta diferencia hay entre ambas, en otras palabras, que tan crítica está tu situación. Si no es tan grave, puede que te salves únicamente rebajando tus gastos. En caso con eso no te alcance, vas a tener que además buscar ingresos adicionales a los que ganas hoy.

3) Rebaja tus gastos

Acá es donde debes aplicar el minimalismo en su máximo punto. Con esto me refiero a comprar o gastar únicamente lo necesario. Pregúntate cosas como: ¿Realmente debes pagar cable si tienes Netflix o Amazon Prime? ¿Es necesario salir a comer todos los viernes con tus compañeros de trabajo cuando puedes cocinar en casa? ¿Puedes quedarte en casa tu semana de vacaciones en vez de viajar? ¿Puedes hablar con ese familiar a quien tanto le envías dinero y decirle que esta vez NO vas a poder ya que necesitas el dinero para ti mismo? ¿Puedes reemplazar las fiestas de fin de semana por un deporte sin costo como salir a correr o calistenia?

Cortar cosas innecesarias no solo te ayudan económicamente, sino también mentalmente. Deshacerse de estas cosas de más es como limpiarte, empezar con el nuevo tu, y aparte mantiene tu hogar mucho más limpio y ordenado, sin tantas cosas que no utilizas. Puede que tus hijos no necesiten tantos juguetes, no necesitas ese adorno nuevo porque salió en oferta, y mucho menos necesites ese Smart TV que ocupa la mitad de tu sala. No compres algo en oferta al menos que lo vayas a revender al precio real inmediatamente, recuerda que comprar algo que no necesitas urgente en oferta no es ahorro, ¡es despilfarro!

Corta estos gastos y no te dejes influenciar por la sociedad. Que importa si tu amigo que ganas menos compró una nueva camioneta, o que tu amiga desempleada para subiendo fotos en Instagram de viaje, o la opinión de tu familia si metes a tus hijos a un colegio más humilde. ¡Que importa! Es tu vida, es tu problema, no te compares y se feliz con lo que tienes. Si te quieres mantener a la par que los demás y no tienes el dinero para hacerlo, vas a perder, deja de querer impresionar a otros si eso va a significar más estrés y pobreza para ti a la larga.

4) Aumenta tus ingresos

Si aun así recortando gastos no logras que tus ingresos superen tus gastos, solo te queda aumentar tus ingresos. Esto lo puedes hacer de dos formas: cambia tu fuente actual de ingresos por uno que pague más, o, agrega una fuente de ingresos adicional. Esto lo puedes hacer consiguiendo otro trabajo o con un negocio propio que hagas a la par de tu trabajo actual. Ambas son válidas, pero debes tener en cuenta tu paz mental también.

No conozco mucha gente que tiene dos trabajos y sea muy feliz, pues el tiempo en el día es limitado y es importante que tengas tiempo para ti mismo, deporte, familia, amigos, reflexión, meditación, entre otros. Es importante encontrar el balance entre todo, así te mantienes motivado y no mueres de alguna enfermedad en pocos años por el alto nivel de estrés. Si crees que puedes manejar dos trabajos hazlo, si no, haz todo lo posible para mantener uno pero que pague bien.

Hoy estamos viviendo una época en donde hay muchas maneras de obtener ingresos adicionales, y haciendo lo que te gusta. Ya no hay excusa para no contar con ingresos suficientes con todas las opciones que hay, es solo cuestión de organizarte y elegir cual o cuales son las más adecuadas para ti. Puedes ver algunas opciones aquí: Ingresos adicionales con el sharing economy y gig economy.

5) Ahorra

Ahora que lograste que tus ingresos superen tus gastos, separa una parte para ti mismo y ahorra. Esto lo logras pagándote a ti mismo primero, antes que todo lo demás, de manera obligatoria. Apenas recibas tu salario o el ingreso mensual de tu negocio, págate a ti mismo el monto respectivo de ahorro, y luego paga tus cuentas. Es necesario que priorices este pago ante todos, y mientras más sea el monto, más rápido podrás salir de la pobreza. Ponte un monto fijo para pagarte y respétalo.

El ahorro no es fácil, y es necesario aplicar tanto pasos psicológicos como técnicos. Es un juego mental que se puede hacer con la creación de nuevos hábitos y una forma de pensar más sana, eliminando por completo ser influenciado por la opinión de los demás. Lo bueno del ahorro es que mientras más tienes, se hace más difícil dejarlo. Cuando veas el monto de dinero que se va acumulando, te sientes tan bien que solo querrás seguir aumentándolo, atrayendo cada vez más dinero a la pila. Aquí puedes ver el paso a paso para el ahorro: Como ahorrar dinero, 10 recomendaciones simples.

6) Invierte

Una vez que tienes un monto ahorrado, es hora de multiplicarlo. Para poder lograr esto debes invertirlo y dejar que ese dinero te haga más dinero. Hay muchas maneras de hacer esto, puedes invertirlo en un negocio propio, comprar cosas para revender, entrar a una empresa de redes de mercadeo, bienes raíces, bolsa de valores, factoring, dar préstamos y cobrar intereses, fondos mutuos, depósitos a plazo fijo, entre muchas más. Si no tienes experiencia en ninguna de ellas no importa, todos hemos sido principiantes alguna vez sin tener ni idea lo que estamos haciendo y con mucho temor de perder ese dinero que tanto nos ha costado.

Lo importante acá es dar el primer paso y empezar. Solo elige una forma de inversión de la cual te quieras especializar, edúcate sobre el tema, y empieza.  Con educación no me refiero necesariamente a gastar en un curso, hoy toda la información esta publicada de manera gratuita en internet, a través de artículos (páginas web), videos (YouTube) y podcasts (Spotify). Hablando de esto, acá les muestro un artículo donde pueden ver distintas formas de inversión según el capital que tienes ahorrado: Tipos de inversión según tu capital.

7) Date tus gustos

Ahora que ya tienes tu vida financiera un poco más ordenada, tienes ahorros y tus inversiones corriendo, ya te puedes dar algunos gustos. Pues de nada sirve vivir ahorrando e invirtiendo todo lo que tienes si no te puedes dar unos gustos de vez en cuando. Sal de viaje, invita a tu pareja a comer, cómprate esa ropa que tanto quisiste, etc. El único truco de esta parte, está en hacer todo esto con tu sencillo, sin quitar el capital que tienes invertido y generándote más ingresos, si no recaerás rápidamente de nuevo en la pobreza.

Una buena manera de controlar esto es que estos gastos anuales en gustos no superen el 10% de tu valor neto. Por ejemplo, si juntando todo tu capital llegas a USD$50,000, no vayas y te compres un auto de USD$30,000, esto simplemente no tiene sentido y nunca realmente saldrás de la pobreza haciéndolo. Si te comparas con el promedio puedes decir «hey, pero estoy bien, al menos no me estoy endeudando para el carro y lo pago cash». Lo cual es cierto, estás mejor que la mayoría, pero no quiere decir que estás bien, de hecho, sigues fregado, solo que no tan fregado. El monto que te puede dar USD$50,000 invertidos es mucho mayor a tener solo USD$20,000, y encima le estas agregando los costos mensuales de ese auto a tu flujo de caja, lo cual lo hace peor aún.

Si deseas un auto nuevo de USD$30,000, lo ideal sería tener un capital de USD$300,000, de tal manera que te estas dando tus gustos con tu sencillo y no arriesgas mucho los ingresos que te está dando ese capital invertido. Si no llegas a ese monto, tienes la opción de un auto de segunda, una moto o una bicicleta. ¿Qué dirán mis amigos si me ven en bici? Nada, que les importa, sigue con tu proceso tranquilo que en unos años lograrás algo que todos ellos desean: libertad financiera absoluta. Recuerda que mientras más tienes invertido, más rápido ganas. Imagínate las cosas que te puedes comprar con tu sencillo cuando llegues al millón de dólares, o mejor aún, los 10 millones de dólares. ¿Para que atrasar ese proceso cuando ya estás tan encaminado a hacerlo?

8) Aporta a la comunidad

Tienes que dar para recibir. Esto es una regla en el universo de cuya existencia no dudo en absoluto. Esta ley es tan real como la gravedad, comprobado que funciona por miles de personas. Es como que el universo sabe quien merece ese dinero o no, y se lo da a aquel que puede hacer un mayor bien para la humanidad. Si entras a la lista de Forbes, y ves a todos los billonarios existentes, de alguna u otra forma hacen un aporte a la sociedad. Puede que sea a través de una ONG, donaciones de caridad, o ellos mismos colocando su tiempo y dinero en curar algún mal en la humanidad. Todos ponen su grano de arena de alguna manera u otra. Lo bueno es que mientras más dinero tienes, es un grano de arena mucho más grande y puede causar más impacto.

Antes de que digas «si claro, pero a ellos les sobra mucho dinero, así cualquiera puede», es mentira. ¿Si no puedes aportar $100 dólares de un capital total de $10,000, que te hace pensar que vas a poder aportar $100,000 de $10 millones? La respuesta es que no lo vas a hacer, te va a costar aún más hacerlo. Aparte, no solo puedes aportar con dinero, también lo puedes hacer con actos. Como experiencia personal, desde que abrí este blog con la intención de ayudar a otros mejorar su situación financiera, de manera mágica me ha estado yendo mucho mejor en mis inversiones. Es verdad que tuve que invertir mi dinero y esfuerzo para hacerlo, pero vale la pena ya que se ve reflejado en mis ingresos, lo cual me motiva a seguir ayudando como pueda. Ayuda al resto y verás cómo esto también se verá reflejado en tus ingresos de manera automática.

Conclusión

Estos son los pasos y hábitos para salir de la pobreza. En realidad, no es nada del otro mundo, estimados lectores, y todos estamos en la capacidad de hacerlo. Lo más importante acá es creértela y tomar acción, dejar de ser la víctima y buscar excusas para no empezar. Todos tenemos nuestros problemas y limitaciones, pero no es excusa para no hacerlo. El primer paso que mencioné es el más importante de todos, salir de la pobreza mental es primordial para que todo lo demás fluya, sin esto, va a ser muy complicado empezar estos nuevos hábitos.

Lo bueno es que nunca es muy temprano ni muy tarde para hacerlo, no importa si tienes 18 o 70 años, si tienes la capacidad de trabajar para un ingreso, por más chico que sea, todo es posible, solo debes asegurar mantener tus gastos menores que tus ingresos y no compararte con nadie más que contigo mismo. Ahora que ya sabes el truco para salir de la pobreza, solo te queda proponer una fecha de meta para lograrlo. ¿Ya decidiste para cuando harás el cambio?

Leave a Reply